Pasillo de exhibición #1

Observe más de cerca y escuche la idea tras la obra

El primer cuadro


"Fue hecho solamente con pura inspiración. Representa las ansias por el espacio abierto, las grandes alturas y los horizontes infinitos al que solo podía alcanzar a través de una ventana, la mente de una muchacha en plena flor de su vida, pero con paredes autoimpuestas por la responsabilidad de ser madre amorosa y esposa ejemplar. Afortunadamente, para nosotros, por medio del arte, logró la libertad que su inquieta mente necesitaba y pudo cumplir con todas sus expectativas"



Francisco A. Rodríguez, hijo de la artista. 2018


Naturaleza

"Muchos paseos disfrute en mi niñez viajando con mis padres, conociendo de este a oeste y de norte a sur la geografía de mi bello país Venezuela, y siempre, a la vuelta de la siguiente curva, o al fondo de aquella vista, veíamos cuando le llegaba la musa a Trina y que al oído algo le decía.  Acto seguido, caballete, maletín de pinturas y bastidor en mano, se instalaba en un punto y empezaba a aparecer sobre la superficie en blanco de la tela, la interpretación que sus ojos le daban a ese paisaje.

Fui testigo, me bañé en las aguas del río de Las Guayabitas de Boconó, estado Trujillo, mientras Trina congelaba para siempre en el lienzo el agua que en ese instante por allí pasaba"


Francisco A. Rodríguez, hijo de la artista, 2020


De la memoria al lienzo

"Fue un día de playa especial, porque fue una playa en Margarita, Juan el Griego, muy lejos de nuestro acostumbrado litoral guairense. Estuvimos solo una tarde porque en la isla había mucho que ver y visitar, pero la musa hizo lo suyo, y algunos días después, Trina dejó constancia de nuestro paso por el lugar, sin cámaras ni otro tipo de atajos. Así trabaja la mente de un verdadero artista."


Francisco A. Rodríguez, hijo de la artista, 2020


Pasillo de exhibición #2

Petare de mis recuerdos

La matrona

Casa principal de la familia Rodriguez


Contáctame
Correo: 
Pregunta o comentario: 

Por favor espere...